Make your own free website on Tripod.com








BARCELONA-ESOTERISMO-ESOTERISME-MAGIA

MONTSERRAT, montaña mágica














INICIO | CONSPIRACIÓN ANTÁRTICA | DIÁLOGOS DE MATRIX | LUNA ARTIFICIAL | MATRIX. EL ARQUITECTO | PROFECÍAS 2012 | VIAJE INTERIOR | EL SISTEMA | DE ÁNGELES Y DEMONIOS | EL CASTILLO | VISITA A MONTSERRAT | VIAJE ASTRAL | MONTSERRAT, montaña mágica | UNIVERSO MATRIX | LAS RUNAS | LA MAGIA DE LOS PLANETAS | ESPIRITISMO | QUIROMANCIA | FROM THE ORDER OF THE DRAGON TO DRACULA | About Me | Favorite Links | ESOTERISMO Y MAGIA EN BARCELONA: Contacto





Montserrat, montaña mágica
















montserrat.1.jpg
MONTSERRAT, CATEDRAL DE LA NATURALEZA

aritz.04.jpg

MONTSERRAT

 

 

  

“Montserrat,

Catedral de la naturaleza;

Fuerza del Grial entretejida en la materia del mundo;

yérguete audaz y desafiante hacia el cielo;

como el ciprés en la plaza”.

 

 

 

 

 

1-        Formación de la montaña

2-        Una visita a Montserrat

2-     Montserrat, tierra del espíritu

 

 

 

1- Formación de la Montaña

 

En el corazón de la provincia de Barcelona, en la Cordillera Prelitoral, y en medio de un paisaje de montañas de perfiles suaves y gastados, se alzan las audaces e imponentes formas del macizo de Montserrat. Sus elegantes, limpias y cuidadas formaciones verticales son un verdadero desafío a la pesadez y el cansancio del mundo; Montserrat es la victoria de la Vida y del espíritu de la verticalidad sobre la materia caótica, informe y decadente.

 

En la formación de la montaña podemos apreciar una emanación “intraterrestre” de Fuerza que, como una llama de fuego se alza hacia la verticalidad. El grado de onda generado por esta Fuerza “intraterrestre” al incidir sobre el plasma cósmico crea la forma terrestre de la montaña. Y esto sucede precisamente en este lugar porque el interior de Montserrat permanece hueco y guarda dentro de sí todo un mundo interior que le conectan con otras dimensiones y otros mundos fantásticos. Es por esto que las formaciones de Montserrat son fantásticas, mágicas y desafiantes, como de otro universo. Las rocas de Montserrat son aglomerados endurecidos de cantos rodados, guijarros, barro, materiales sedimentarios... modelados por el espíritu “intraterrestre”. Durante el proceso de solidificación del aglomerado, la materia adopta la tendencia de la Fuerza del espíritu proyectada en este lugar del espacio-tiempo. Hallamos pues como causa conformadora de la montaña a la actuación de una Fuerza y su consiguiente grado de onda. La Fuerza a que estamos refiriéndonos está vinculada al mundo subterráneo de Agartha que se halla “en el subsuelo raíz” de la montaña barcelonesa.

 

Montserrat es una puerta entre mundos cuyo grado de onda provoca distorsiones espacio - temporales en todo su entorno, haciendo así de puente entre diferentes dimensiones y universos. Existen en la formación de la roca de la montaña varios estratos claramente diferenciados entre sí por el diferente color de la piedra (más rojiza, más gris...) y por el grado de desgaste manifiesto. Se distinguen en la formación o creación de la montaña varios tramos, siendo generalmente los más gastados los que se hallan en las partes menos elevadas, mientras que los aglomerados más jóvenes y menos gastados son los que se hallan en las partes más elevadas y audaces. Por poner un ejemplo, en la zona de Agulles, en el N.O. de la montaña, la roca de la Cadireta y la Foradada son de un estrato más gastado y rojizo, mientras que las rocas de las agujas o picos de Agulles son de piedra más joven, menos gastada y de color grisaceo.

 

 

 

2- Una visita a Montserrat

 

Montaña por siempre mágica, Montserrat está situada sobre la ribera derecha del río Llobregat. El Llobregat es el río barcelonés por excelencia. Nace en prepirenaica Sierra del Cadí, a más de 2000 metros de altitud y desemboca junto a la ciudad de Barcelona formando un amplio delta.

 

A la altura de Montserrat, el cauce del Llobregat se halla a una altitud de poco más de 100 metros sobre el nivel del mar. El pico más alto de Montserrat es San Jeronimo (Sant Jeroni), con 1224 metros. En la montaña destacan por su audacia las formaciones de la vertiente norte y oeste. Al extremo oeste, hallamos las “Agullas”, donde se acumulan incontables agujas de roca vertical en graciosa formación.

 

Si desde las Agullas avanzamos hacia el este por el norte, encontramos La Cadireta en la región de los Frares. La Cadireta está situada en el extremo norte de la montaña y la curva de la carretera que la bordea, tiene una explanada que es un lugar ideal para la observación del cielo nocturno y del Septentrión. La Cadireta tiene una forma muy curiosa y enigmática. De hecho, es una pequeña prolongación de 200 metros de la Montaña hacia el norte. Un agujero triangular por el que pasan los últimos rayos del día, la atraviesa en la parte media, dándole el nombre de la Foradada. Y en la punta norte vemos una formación que es la imagen de la cabeza de un dragón legendario, mirando al norte, tal vez a la estrella polar. Más abajo, siguiendo por la Cadena de Les Pujades, hay una roca como un altar.

 

Toda la vertiente norte de Montserrat está formada por altísimas paredes y agujas de piedra que se elevan sobre las tierras bajas. Destacamos entre estas agujas el Cavall Bernat, que se eleva 1100 metros sobre el nivel del mar y que se halla sobre el pueblo de Monistrol, el cual está a 150 metros sobre el nivel del mar, junto al cauce del Llobregat. El Cavall Bernat es una altísima aguja de piedra, la más vertical, audaz y estilizada de toda Montserrat. La palabra Cavall (caballo), no es más que un recurso puritano para esconder el verdadero sentido de la verticalidad de toda esta catedral de piedra que es Montserrat.

 

Un poco más allá, en el este de la montaña, encontramos el monasterio benedictino de Montserrat, situado a 721 metros sobre el nivel del mar. En la actualidad este monasterio es un centro turístico de primer orden.

 

Para acceder al recinto del monasterio en coche hay que pasar por un peaje que cuesta 4 euros (año 2007).

 

La otra opción es dejar el coche fuera, antes del peaje, y desde ahí llegar a pie hasta el monasterio. La distancia aproximada es de un kilómetro y medio, dependiendo de dónde consigamos dejar el coche. Entre semana no hay problema, pero en fin de semana o día festivo, la cosa puede complicarse un poco.

 

Nosotros dejamos el coche aparcado fuera del peaje, en la primera curva que hay en dirección hacia Can Masana. En esa misma curva de la carretera, subiendo hacia la montaña, tomamos un caminito que nos lleva al pintoresco camino de “Els Degotalls” o “Las Goteras”. Este camino está repleto de mosaicos de diferentes vírgenes regionales de toda Cataluña. Tras veinte minutos de distraído paseo llegamos al recinto del monasterio.

 

Un restaurante moderno de hormigón, construcción rápida y de dudoso gusto estético, se asoma sobre el Barranco de Santa María, donde vemos el cable por el que asciende el “Aéreo”, un teleférico fabricado antes de la guerra en Alemania. A un desnivel de más de seiscientos metros, más abajo, vemos el cauce del río Llobregat, con sus aguas de color terroso marrón claro. En la distancia, a 30 kilómetros en línea recta hacia el sudeste, distinguimos la montaña del Tibidabo, con el edificio de la basílica en su cumbre, mirando hacia el otro lado. A la derecha de esta, la moderna torre de comunicaciones de Collserola. Detrás del Tibidabo se nos esconde de la vista la bulliciosa ciudad de Barcelona y detrás podemos ver el mar.

 

Ahora nos acercamos al monasterio. El monasterio benedictino de Monserrat fue fundado en 1027 por el abad Oliva y está situado en la ladera meridional - este de la montaña. De la primitiva iglesia de estilo románico se conserva sólo el portal. En 1537 fue ampliada y restaurada dentro del estilo gótico. La actual iglesia data de la segunda mitad del siglo XVI y consta de una sola nave con doce capillas laterales.

 

Las dependencias más antiguas del monasterio son del siglo XVIII ya que en 1811 el monasterio fue destruido por los franceses. Se dice que las tropas de Napoleón destruyeron el monasterio buscando el Grial pero que no lo consiguieron encontrar.

 

La imagen de Nuestra Señora se halla en el interior de la basílica y presidiéndola dentro de un camarín de estilo neorrománico construido en 1878 por Francisco de P. del Villar y decorado con vidrieras policromas y mármoles. Tallada en madera de álamo blanco, la imagen de Nuestra Señora data del siglo IX.

 

De visita por todo el recinto de la basílica y el monasterio nos encontramos con turistas de toda Europa, principalmente franceses, alemanes, italianos, así como de países eslavos e hispanoamericanos.

 

Al fondo de la explanada donde se halla el monasterio hay una placita con dos ejemplares de tejo, árbol mágico desde la antigüedad. Todo este árbol es venenoso (y alucinógeno) excepto su fruto. En toda la montaña de Montserrat nos encontraremos con diversos ejemplares de tejo, algunos de los cuales, los situados en lugares más inaccesibles, son de edad y tamaño considerable. Debido a la calidad de su madera, la mano del hombre ha hecho desaparecer este árbol de las montañas de la región, pero en Montserrat ha sobrevivido gracias a la dificultad de acceso y de desplazamiento por el terreno. En esta mágica montaña lo encontraremos casi siempre en los espacios que quedan entre las formaciones verticales de piedra, como guardianes de los angostos pasos hacia las zonas más elevadas.

 

Desde el Monasterio, a 721 metros sobre el nivel del mar, emprendemos la subida hacia la cumbre de San Jerónimo (Sant Jeroni), situada a 1224 metros. Es decir, el desnivel a superar es de 503 metros. Para ello tardaremos una hora y quince minutos a paso tranquilo.

 

Tras superar 1024 escalones llegamos a el “Pla dels Ocells”, o Plana de los Pájaros, a 930 metros de altitud. Seguimos ahora junto al lecho del torrente de Santa María que casi siempre permanece seco, pues la naturaleza cárstica de la montaña impide la existencia de corrientes de agua en superficie. Caminamos por varias umbrías de bosques de encina alternados con algunos arces y salpicados de acebos y otros arbustos, llegamos a la ermita de San Jerónimo, a 1150 metros de altitud, en el Tábor de la montaña. En esta zona es habitual la presencia de una colonia de gatitos.

 

Desde la ermita de San Jerónimo venceremos un último desnivel de 74 metros para llegar hasta la cumbre homónima a 1224 metros, la mayor altitud de Montserrat. Para ello caminamos durante 8 o 10 minutos (según grado de salud y fuerzas de cada uno), un tramo de empinadas cuestas y escaleras.

 

Ya en la cumbre de San Jerónimo (Sant Jeroni), dominando toda la montaña de Montserrat, tenemos unas vistas privilegiadas. En el centro de la pequeña explanada circular de 5 metros de diámetro de la cumbre, tenemos una “rosa de los vientos” de acero indicando y señalando las montañas que pueden divisarse. Si nos apoyamos a la barandilla que hay junto el barranco norte, vemos 700 metros de caída libre. En invierno, la nieve cubre de blanco las cumbres del Pirineo que se divisan en el horizonte norte y por las mañanas la niebla gusta de ascender sinuosa desperezándose y abandonando los valles. Un día muy claro, poquísimos días, puede llegar a verse la isla de Mallorca, en dirección al sur coronada por su montaña del Puigmajor. En primer término hacia el septentrión, en los valles, vemos las minas de sal de Cardona, y detrás están las los Rasos de Peguera, primera elevación que supera los dos mil metros de altitud del Pirineo sur. Más al norte, el Puigmal y hacia el nordeste el Canigó, ya en el Rosellón francés. Girando un poco hacia el noroeste destaca el Aneto, pico más alto del Pirineo, y más hacia el noroeste vemos todo el Pirineo Central. Veinte kilómetros a vuelo de pájaro hacia el nordeste, en la misma Cordillera Prelitoral en la que nos hallamos, vemos Sant Llorenç de Munt, montaña que tiene notables similitudes con Montserrat, y detrás destaca el Montseny, compuesto este del Matagalls (a la izquierda) y el Turó del Home (a la derecha), a más de 1700 m de altitud sobre el nivel del mar. En el mismo Montserrat, hacia Can Masana (dirección oeste), vemos las graciosas y esbeltas agujas de los Frailes (Frares) y Agulles. Al sur y al oeste de Montserrat hay montes pedregosos de tierras pobres en las que crecen bosques de pino (repoblaciones), encina autóctona y algunos robles de hoja pequeña (roure martinenc), y más allá, hacia el sur, la región vinícola de Penedés.

 

Bajando el San Jerónimo, de vuelta al monasterio, volvemos a pasar por una plataforma de aterrizaje de helicópteros, donde nos encontramos con sorpresa con un ejemplar de cabra hispánica. Cierto, hace unos años han sido introducidos en la zona algunos ejemplares de este animal... y parece ser que algunos se han adaptado. Pareciera que esperara de nosotros algo de comida, pero no llevábamos nada encima que darle.

 

Ya de vuelta en el monasterio, fijo mi atención en una formación natural, una roca que se alza, como guardián, al otro lado del torrente de Santa María, hacia el sur. Es una figura de roca, con forma desafiante que me llama la atención. Me recuerda un ser alado poderoso como las antiguas estatuas sumerias, persas o hititas. Así es, pienso, “eres un guardián que vigila el corazón de la montaña, no sea que pudiera tratar de acceder alguno que fuera indigno”.

 

La tarde oscurece y las nubes iluminadas por los últimos rayos del sol destacan sobre el cielo. Al sur, hacia el valle del Llobregat y hacia la ciudad de Barcelona, las luces eléctricas de las farolas ya se han encendido, iluminando artificialmente el mundo de los hombres, como si trataran de impedir que la oscura luz del misterio brille en su mundo.

 

 

 

3- Montserrat, tierra del espíritu

 

La “Moreneta”, como decíamos antes, es la talla de madera de álamo blanco que fue encontrada a finales del siglo XI por unos pastores que recorrían los valles cercanos con sus rebaños. Guiados por luces y sonidos angelicales, siete pastores de Monistrol, y a lo largo de siete sábados seguidos, vieron descender varias luminarias sobre un lugar concreto de la montaña donde se halla una cueva. Llevados hasta la cueva, iluminada por un resplandor sobrenatural, encontraron la figura de la que fuera patrona de Cataluña: una “virgen negra”. Cuando el entonces obispo de Barcelona ordenó que la imagen fuera conducida a la catedral de la ciudad condal (Barcelona), la talla multiplicó tanto su peso que fue inútil todo esfuerzo por desplazarla. Permaneció en el lugar y fue erigida para ella una ermita. Sobre este lugar se edificará con el tiempo el monasterio benedictino y la basílica que le darán culto.

 

El 21 de febrero de 1345, cientos de personas pudieron ver cómo una luz procedente de Montserrat entraba por la antigua iglesia del Carmen de Manresa, luz que “pareciera ser una estrella”, la cual se dividió en tres, reagrupándose de nuevo en la capilla de la Santísima Trinidad, para salir luego despedida hacia Montserrat. Tanto impacto causó ese fenómeno que todos los 21 de febrero se sigue celebrando la fiesta de “La Misteriosa Llum” (la misteriosa luz) en recuerdo de aquello.

 

Cada aniversario de la consagración de la Basílica de Montserrat, que tuvo lugar el 2 de febrero de 1592, se celebra su fiesta dentro del calendario litúrgico. Montserrat, además de ser un santuario mariano, destaca como uno de los más importantes “Santuarios Ufológicos” de España. Lluis José Grífol, desde 1977 concentra cada día 11 de mes a cuantas personas deseen tratar de avistar “naves trazadoras”.

 

Montserrat es un macizo de impresionantes formaciones geológicas. Oficialmente la formación de la montaña se atribuye a explicaciones racionales y “lógicas”, pero ninguna de estas teorías da una explicación cierta a tanto derroche de belleza natural y formas insinuantes. Montserrat ha inspirado a místicos, ermitaños, grandes artistas... ¿Cuál es el tesoro que se esconde en su interior?. ¿Cuál es la energía o la Fuerza que ha llegado a conformar tan hermosas formas que apuntan siempre hacia la verticalidad?.

 

Uno de los mayores misterios de Montserrat es su mundo subterráneo. De la multitud de grutas y pasadizos que oculta en su interior la montaña, solamente pueden visitarse sin dificultad los 549 metros que conforman la “zona visitable” de la Cueva del Salnitre. A lo largo de ella se suceden la enorme sala central, o Cueva de la Catedral, en la que se celebran conciertos en ocasiones y los espectaculares “Pou del Diable” (Pozo del Diablo) y la Cueva de Cambrils. Numerosas formaciones geológicas de estas cuevas inspirarían las más fantásticas interpretaciones de diablos, hadas y seres sobrenaturales. Incluso Antonio Gaudí se inspiró en sus obras en lo que viera en el mundo subterráneo y exterior de Montserrat.

 

Lo cierto es que Montserrat es una montaña en la que se producen inquietantes manifestaciones energéticas. Entre los sucesos más enigmáticos, figuran las desapariciones de varias personas sin dejar rastro. Así, la noche de san Juan de 1975, Pep, un habitante de Collbató (ladera sur de la montaña, donde se halla la Cueva del Salnitre), desapareció para el mundo cuando volvía de apagar un fuego en una zona sin dificultades... y nunca jamás fue hallado su cuerpo.  Han habido innumerables desapariciones más en sus inmediaciones, pero no es interés de este artículo enumerar y detallar tales casos.

 

Montserrat... en esta montaña existen puertas interdimensionales. Hay una conexión directa entre Agharta (El Reino Subterráneo de los dioses) y Montserrat. La energía que mana de la montaña mágica procede de este mundo intraterrestre. En definitiva, una puerta al otro mundo.

 

Cuando la Atlántida cayó destruida por sus propios errores desapareciendo de sobre la faz de la tierra, un grupo de atlantes supervivientes creó este “portal” , conformándose así las audaces formas de Montserrat. Como hemos visto, la montaña es una puerta interdimensional que garantiza el nexo con el mundo antiguo y los dioses.

 

Según apuntamos anteriormente, algunos estudios afirman que Montserrat es una montaña hueca que, además, en su interior existe un lago subterráneo. Muchos afirman que en este lugar “intraterrestre” oculto al mundo, está conservado el Grial, preciado objeto custodiado por ángeles y creador de toda la magia presente en la montaña barcelonesa. Muchos creyeron que el Montsalvat de las leyendas del Grial es Montserrat y lo buscaron en sus grutas infructuosamente. Los nazis recogieron este testigo y lo buscaron inspirados por doctrinas esotéricas. Otto Rahn, oficial SS desde 1934, inspeccionó Montserrat, tras su estancia en la región de Montsegur en el Pirineo francés y Himmler, el Reichführer SS, visitó Barcelona y Montserrat en 1940. Los nazis trataban de conseguir la Fuerza que emana de este objeto (el Grial) para convertirse en invencibles. Himmler mostró especial interés por las formaciones geológicas de la montaña, así como por el acceso a su mundo subterráneo.

 

Montserrat se halla unida a otros diversos lugares diseminados por el mundo, conformando fortalezas de Agharta. Sus iniciados acuden a estas fortalezas del espíritu “naturales” para recibir la iniciación de Agartha. El mundo “intraterrestre” se manifiesta a través de Montserrat: los innumerables avistamientos “ovni” nos señalan en esta dirección.

 

Las profecías de Agartha nos dicen que cuando el ser humano olvide la divinidad, la corrupción reinará y dominará el mundo. Entonces los hombres serán seres sedientos de la sangre que despreciarán a sus hermanos y las coronas de los reyes caerán. El caos traerá una terrible guerra que azotará y destruirá todo el mundo. Sucederá en tal escenario dantesco que el Soberano de Agartha y sus leales saldrán a la superficie de la tierra para establecer el reino del espíritu... verticalidad, sabiduría, paz. Y los demonios serán arrojados al fuego que consume todas las impurezas...

 

“Maestro, ¿qué es el zen?”, pregunta el discípulo.

El maestro contesta: “el zen es el ciprés en el patio”.

 

El ciprés es la verticalidad: el espíritu. Eso son las agujas de piedra de Montserrat que se yerguen y vencen a este mundo de muerte y decadencia. Porque el espíritu es vertical: no muere nunca. Así es la Fuerza que da forma y vida a Montserrat. La vida vence a la muerte. Por esto Montserrat es Agartha: la energía verticalizada del espíritu se manifiesta sobre este mundo mortal.

 

En la entrada de la basílica de Montserrat, a la izquierda, hay un pequeño patio con varias columnas de estilo gótico. En medio de este pequeño y austero patio “trencat”, un ciprés eleva toda su fuerza hacia el cielo.

 

“Agartha se yergue sobre el mundo: Montserrat es su templo para la eternidad”.

 

 

 

001.cadireta.montserrat.jpg
ATARDECER EN "LA CADIRETA", MIRANDO AL SEPTENTRIÓN

montserrat.222.jpg
AL FONDO SE DIVISA BARCELONA Y EL MAR

1893184-montserrat-catalunya.jpg
VISTA GENERAL DE LA MONTAÑA. EN EL CÍRCULO SE INDICA LA LOCALIZACIÓN DEL MONASTERIO (SUDESTE)

aaa.cavall.bernat.jpg
EL CAVALL BERNAT

montserrat1.jpg
VISTA DE LA MONTAÑA DESDE EL MUNICIPIO DE MONISTROL. A LA IZQUIERDA DESTACA EL "CAVALL BERNAT"

aaa.montserrat.jpg
LAS AGULLAS, PARECEN UNA FORMACIÓN DE GIGANTES
















Montserrat, templo del espíritu

 

ESOTERISMO EN BARCELONA – MUNDO MISTERIOSO Y PARANORMAL, ENIGMAS, ESOTERISMO, MAGIA, VIAJES ASTRALES... EN BARCELONA - ESOTERISMO EN BARCELONA – MUNDO MISTERIOSO Y PARANORMAL, ENIGMAS, ESOTERISMO, MAGIA, VIAJES ASTRALES... EN BARCELONA

ESOTERISMO EN BARCELONA – MUNDO MISTERIOSO Y PARANORMAL, ENIGMAS, ESOTERISMO, MAGIA, VIAJES ASTRALES... EN BARCELONA - ESOTERISMO EN BARCELONA – MUNDO MISTERIOSO Y PARANORMAL, ENIGMAS, ESOTERISMO, MAGIA, VIAJES ASTRALES... EN BARCELONA

ESOTERISMO-ESOTERISME-MAGIA